Utilizamos Cookies de terceros para realizar análisis estadísticos. Aceptas esto si continúas navegando por nuestra web.OK | +INFO

Unidas por Santander no quiere “ni gente sin casa, ni casas sin gente”.

 

  • La Confluencia trabajará para que haya “cero viviendas vacías en el municipio”.
  • Buscará acuerdos con todas las entidades bancarias para la cesión al Parque Público de Vivienda Municipal en Régimen de alquiler social, que va a impulsar en la ciudad.
  • Pretende actuar sobre las 14.000 viviendas vacías de Santander, la mayoría en manos de entidades bancarias y del SAREB.

 

 

Unidas por Santander, la Confluencia que se presenta a las elecciones municipales con la unión de Izquierda Unida, Podemos, Santander Sí Puede y Equo, destaca en su programa una política de vivienda “real”. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) en Santander hay un total de 92.423 viviendas, entre las que se contabiliza un concepto de 8.318 secundarias y 10.721 como viviendas vacías. Según otras fuentes consultadas por la coalición, la cifra real podría ascender hasta sumar alrededor de 14.000 viviendas vacías en la ciudad, de las que un alto porcentaje estaría en manos de entidades bancarias y del SAREB (Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria).

 

El candidato a la alcaldía por Unidas por Santander, Miguel Saro, denuncia que: “Las medidas llevadas a cabo por el actual Ayuntamiento de Santander han sido escasas, de poco calado y absolutamente insuficientes”. Saro asevera que: “El equipo de gobierno popular se ha limitado al anuncio de compromisos no vinculantes, que apenas han supuesto la cesión de un pequeño puñado de viviendas por parte de las entidades bancarias al ayuntamiento, para su gestión con fines sociales”.

 

Ante esta situación, Unidas por Santander creará un Parque Público de Vivienda Municipal en Régimen de alquiler social en la ciudad de Santander bajo la consigna ‘Cero viviendas vacías en el municipio. Ni gente sin casa, ni casas sin gente’. Para su gestión se creará la Fundación Municipal de Vivienda y Alquiler (FMVA), con participación del ayuntamiento y de los agentes sociales, para realizar tanto labores de gestión directa de las viviendas como labores de intermediación entre el propietario y el inquilino.

 

Con ese objetivo, la Confluencia trabajará para alcanzar acuerdos con todas las entidades bancarias y así lograr la cesión al Parque Público de Vivienda Municipal en Régimen de alquiler social de al menos el 30% de las viviendas, que estas entidades tengan vacías en el municipio, para la puesta a disposición de la ciudadanía. Con esa hoja de ruta, Unidas por Santander establecerá en los contratos que el ayuntamiento firme con las entidades bancarias, cláusulas sociales que comprometan a dichas entidades al cumplimiento de este acuerdo.

 

UxS regulará los alquileres abusivos y luchará contra la morosidad de los bancos en comunidades de vecinos. Asimismo, materializará la implicación del ayuntamiento en la protección de las familias desahuciadas con un protocolo antidesahucios que incluirá un asesoramiento personalizado.

 

Derecho a una vivienda digna

 

La coalición elaborará una ordenanza para regular el acceso al alquiler social de viviendas municipales que se encuentren en situación de desocupadas. Saro ha declarado que: “Para dar sentido al derecho constitucional a una vivienda digna, el Ayuntamiento de Santander debe aumentar su escaso parque de viviendas públicas y gestionarlo con criterios de eficiencia social destinada, por una parte, a unidades familiares o de convivencia que merecen especial protección teniendo en cuenta su nivel de renta y cargas familiares, o cesión temporal sin contraprestación mientras dura un proceso de lanzamiento tras una ejecución hipotecaria o un desahucio”.

 

UxS también creará la Oficina Municipal de Defensa de la Vivienda (OMDV) como un servicio que coordinará la estrategia municipal de actuación de cara a evitar los desahucios. Desde esta oficina se prestarán los servicios de orientación, atención social, asesoramiento jurídico, intermediación con las entidades financieras, propietarios o administradores de fincas y acompañamiento social a los ciudadanos y ciudadanas, que se encuentren en situación de vulnerabilidad para la defensa de sus intereses, a los que se atenderá de forma individualizada, preservando así su intimidad.

 

Santander necesita un protocolo de actuación de desahucio

 

La Confluencia recuerda que ya en el pleno del 25 de febrero de 2016, el ayuntamiento aprobó por unanimidad -a propuesta de los ahora candidatos de Unidas Por Santander- una moción para habilitar un protocolo de actuación en casos de desahucio en el municipio. La moción intentaba atender la demanda real en Santander al no disponer el consistorio de ningún protocolo de actuación en casos desahucios o lanzamiento.

 

Ante la inacción del Ayuntamiento de Santander, la plataforma Stop-Desahucios elaboró el desarrollo del protocolo incidiendo en las medidas propuestas en la moción. El documento se presentó el 3 de octubre de 2016, y proponía un objetivo muy claro y ambicioso, “que nadie se quedase sin vivienda en la ciudad de Santander y acabar con los desahucios en el municipio en un plazo relativamente corto”. Según recuerda Miguel Saro: “El documento fue completamente ignorado por los miembros del equipo de gobierno municipal”.

Un año después, y a finales de 2017, el equipo de gobierno del Partido Popular presentaba su propio protocolo antidesahucios. Unidas por Santander denuncia que “el documento del equipo de gobierno y que finalmente se aprobó -estando actualmente en vigor- incumple de forma evidente la moción aprobada hace más de tres años”. La coalición destaca, especialmente, los apartados en los que la moción expresaba que el ayuntamiento debería “proporcionar recursos profesionales, económicos y habitacionales”. Sobre el texto presentado, UxS subraya que “se difuminaban los recursos profesionales al no ofrecer ningún dato al respecto y no se establecían los recursos económicos y habitacionales para las personas en riesgo de desahucio, más allá del recurso temporal del centro Princesa Letizia”.

Según declaraciones de Miguel Saro: “La forma en que estaba, y está, redactado indicaba que en la práctica no valdría para nada y se convertiría en papel mojado, como así finalmente ha sucedido. Por lo tanto, a día de hoy, tal protocolo antidesahucios, sigue sin existir en la práctica en la ciudad de Santander y Unidas por Santander en su programa plantea atender esa necesidad en materia de vivienda como una prioridad”.

Compártelo en las Redes



Comentar

Si no introduces tu nombre, el comentario aparecerá publicado por Anónimo.