Unidas por Santander presenta una enmienda a la totalidad a unos presupuestos “repetidos” y “reiterados”

El concejal de la coalición, Miguel Saro, destaca la elevada presión fiscal, que es “poco solidaria y poco progresiva” y la reducción de partidas esenciales que, además, han tenido una baja ejecución en ejercicios anteriores.

El concejal de la coalición Unidas por Santander, Miguel Saro, ha presentado una enmienda a la totalidad a los presupuestos del año 2020 para el Ayuntamiento de Santander, que considera que son “una reiteración de los ejercicios anteriores”. “No hay diferencias considerables porque la mayor parte de las partidas están comprometidas, o bien en gastos de personal o bien en servicios públicos externalizados”.

Saro ha criticado las diferentes partidas presupuestarias, comenzando por los ingresos, que reflejan que Santander tiene una presión fiscal por habitante muy elevada. “Es muy superior al resto de ciudades de similar tamaño y competencias, responsabilidades y servicios de nuestro entorno”, ha matizado, adjuntando un gráfico en el que revela que otras ciudades similares tienen una presión bastante menor.

Frente a los 770,27 euros por habitante que hay en Santander, Gijón cuenta con una presión de 507,28 euros, Oviedo de 657,56, A Coruña de 642,18, Logroño de 647,52, Valladolid  de 518 o Pamplona de 436,61. “Salvo dos de esas ciudades, que tienen regímenes forales, el resto son régimen fiscal común y algunas tienen, además, una renta per cápita bastante superior a Santander”, destaca Saro.

Pero el edil también resalta que esta presión fiscal está repartida “de forma poco solidaria y poco progresiva”, tal y como se ha podido comprobar en el aumento de los impuestos sobre el patrimonio en los últimos diez años “y cuya única medida de reducción de impuestos, la rebaja de la cuota impositiva del IBI, se aplica a la generalidad de los propietarios y no con medidas progresivas en función de la renta”.

BAJAS PARTIDAS A MATERIAS COMO ATENCIÓN SOCIAL O EMPLEO Y ELIMINACIÓN DE PRESUPUESTOS PARTICIPATIVOS

Saro ha destacado que, en el borrador presentado, solo se planea destinar a una materia esencial como es la atención social primaria un 6% del total del presupuesto. Una cifra que es hasta la mitad de la que destinan otras ciudades como San Sebastián (13%) y que es menor que las demás poblaciones de nuestro entorno como Oviedo (10%), Gijón (9,2%), Logroño (10,1%), Pamplona (9,6%) o León (8,6%).

Otra materia que reduce su partida en este ejercicio es la de fomento del empleo, cuya cuantía se reduce en un 15%, y pasa de 8,57 millones a 7,27 millones y cuya ejecución en 2018 fue de un 40%. “Y eso teniendo en cuenta que el único compromiso municipal es a través del autoempleo, el emprendimiento y todo tipo de fábulas neoliberales sobre el crecimiento personal que tienen poca trascendencia en que puedan entrar en el mercado de trabajo el 15% de los parados que existen en nuestra ciudad”.

Además, Saro ha revelado que, en este ejercicio, se ha eliminado la partida de participación pública que se introdujeron hace 4 años y que, hasta ahora, no se han llegado a ejecutar ni el 15% de lo presupuestado. “Creemos que es un reconocimiento de la total inutilidad de los presupuestos, tal y como los había diseñado el Partido Popular, porque los vecinos no conocen el procedimiento porque no les han dado fórmulas y el equipo de Gobierno es incapaz de cumplir con la función de los proyectos que son presentados”.

LAS EMPRESAS EXTERNALIZADAS SE LLEVAN EL MAYOR COMPROMISO PRESUPUESTARIO

Saro ha remachado que el único compromiso presupuestario que se cumple en Santander es el relacionado con el pago de los servicios públicos externalizados, que suponen 54 millones de euros a los que hay que sumar los aproximadamente 15 millones que se recaudarán por las tasas de abastecimiento del agua, y que van directamente a Aqualia.

“Es un presupuesto que no deja de crecer cada año”, ha destacado, recalcando también que son servicios públicos que “no se están fiscalizando”, como se ha demostrado con los casos de Parques y Jardines y Aqualia, y del que “queda por ver el de recogida de basuras, que tiene constantes denuncias por parte de los vecinos”.

SARO DESTACA“BAJÍSIMA EJECUCIÓN PRESUPUESTARIA” EN MATERIAS ESENCIALES

Además, Saro ha aprovechado para destacar la “bajísima ejecución presupuestaria” de partidas “esenciales de las que están incluidas las principales competencias municipales” y cuyo grado de ejecución es, en algunos casos, inferior al 50% según los datos extraídos de la cuenta general de 2018, el último ejercicio cerrado.

Así, la inversión en vías públicas solo se ejecutó un 57% de lo presupuestado, el caso de la pavimentación y el mantenimiento de las calles, un 23%, en movilidad sostenible un 21% o en alumbrado un 64%.

Compártelo en las Redes



Comentar

Si no introduces tu nombre, el comentario aparecerá publicado por Anónimo.